La supremacía del blanco y negro, y de lo auténtico sobre lo aparente en "Soliloquios", legado de la fotógrafa Daphne Dougall de Zileri, quien falleció repentinamente esta semana. Las imágenes que se publican en las siguientes páginas pertenecen a ‘Soliloquios’, libro que forma parte del legado de la fotógrafa Daphne Dougall de Zileri. Daphne falleció esta semana repentinamente. En estas instantáneas y retratos se impone la supremacía del blanco y negro, y es que en el carácter y el intelecto de la artista se diferenciaba con nitidez lo valioso de lo vistoso, lo auténtico de lo aparente, lo claro de lo oscuro. Al prologar ‘Soliloquios’, el poeta Antonio Cisneros advirtió que el compendio gráfico era “un tratado de la soledad compartida”. Y para apreciar estos registros, para descubrir los sentimientos que revela y distinguir la magia de lo cotidiano hay que ser no solo perceptivo. Daphne Dougall Hogg, argentina de nacimiento con inequívocas raíces escocesas (El Tigre, Buenos Aires, 1936), y tan peruana por matrimonio que la llevaron a compartir la mayordomía de un cargo tradicional en Huayllabamba, Cusco, contrajo matrimonio con Enrique Zileri Gibson en 1960 y de allí nació no solo una familia sino otras aventuras. Las emparentadas a este portafolio surgen de su vinculación visual con fotógrafos como Edward Weston, Henri Cartier-Bresson, Ansel Adams y, entre otros, quizás también con nuestro ancestral patrono del lente Martín Chambi.
Loading...